0 Artículos

El llanto es una parte natural de la rutina de un bebé, pero si su pequeño está más malhumorado de lo habitual, es probable que no esté durmiendo lo suficiente. Eche un vistazo a lo que algunos especialistas en sueño tienen que decir sobre cómo hacer que su hijo duerma lo que necesita:

Alex Savy

Alex Savy

Alex Savy, entrenador certificado en ciencias del sueño y fundador de SleepingOcean.com.

Sea consciente de sus propios sentimientos

Puede ser difícil saber cuándo su bebé no duerme lo suficiente, pero hay algunas señales que puede observar. Por ejemplo, si su pequeño no parece interesado en el medio ambiente o en otras personas, podría ser una señal de que su bebé está agotado debido a la falta de sueño. Frotarse los ojos, jalar las orejas o apartar la mirada de objetos estimulantes (como fuentes de luz, etc.) también puede significar que su hijo no está durmiendo lo suficiente. Los cambios de humor más frecuentes o la dificultad para recuperarse de las emociones negativas son algunos signos adicionales que debe tener en cuenta.

Ahora, si el horario de sueño de su bebé no es el ideal, puede ayudarlo a establecer un ciclo normal (más o menos). El aumento de la exposición a la luz del día y el uso limitado de dispositivos pueden hacer mucho bien en este caso. También debe asegurarse de que la habitación de su bebé esté oscura, fresca y tranquila. Intente animar a su bebé a que se despierte aproximadamente a la misma hora todas las mañanas (dejando que entre un poco de luz solar en la habitación, por ejemplo) para ayudar a que su reloj interno se acostumbre a una determinada rutina.

Y lo más importante, sea consciente de sus propios sentimientos. Sí, cuidar a un bebé que no duerme puede ser estresante y desafiante. Pero necesitas aprender a controlar tus emociones. Si su pequeño siente su angustia, podría ser aún más difícil para él dormir normalmente (y para usted ayudarlo).

Crea un plan de sueño específico

Compruebe el espacio para dormir: aburrido, seguro y cómodo son los secretos aquí. El tiempo es crucial porque un niño demasiado cansado es más difícil de dormir y mantenerlo que uno poco cansado. También es importante discutir cuáles son los objetivos de sueño de los padres en relación con su estilos de crianza. La evaluación y la reevaluación son fundamentales.

Ahora que conocemos sus objetivos y hemos evaluado el entorno, veamos el panorama completo de su hijo: sus preocupaciones de salud, alimentación, medicamentos, desarrollo, edad / edad ajustada y estado de ánimo general. Varias cosas permiten dormir bien por la noche y, al observar el panorama completo, se pueden acomodar las preocupaciones. Por ejemplo, la alimentación y el sueño van de la mano. Es importante garantizar un aumento de peso adecuado, un agarre eficaz, una buena técnica del biberón y una nutrición diaria adecuada. En última instancia, no se puede dormir bien sin una buena nutrición.

Ya que hemos evaluado el entorno y a su hijo, preparémonos sentando las bases para un sueño reparador; la parte de la tarea. Configuremos su espacio para dormir para el éxito: comodidades seguras, oscuridad, ruido blanco, rutinas de sueño constantes. Observemos las señales de sueño y, a la primera señal, comencemos la rutina y establezcamos el estado de ánimo. Pequeños cambios a la vez. Empiece a la hora de acostarse y deje las siestas exactamente como son actualmente. Cambios lentos pero constantes para alcanzar sus objetivos de sueño. Si hay demasiados cambios demasiado rápido, indique las lágrimas.

Y finalmente, creemos un plan de sueño específico, uno que esté diseñado para tu pequeño y para ti. No es un método sencillo; cada bebé es tan diferente, tratémoslo como tal. Un plan de sueño es un borrador, uno revisable basado en cómo le está yendo a su bebé. Y no olvidemos la importancia del apoyo, cuando las cosas se ponen difíciles en medio de la noche necesitas apoyo ... eso es lo que necesitas de un buen entrenador de sueño. Alentar palabras, mostrar progreso, retroalimentación y explicar el plan diario son aspectos importantes del éxito.

Enseñar a dormir bien es un proceso lento y constante. Hay menos lágrimas si esperamos hasta que su pequeño esté listo para el siguiente paso. El plan de sueño debe ser específico para tu bebé, tus metas y ser lo suficientemente específico como para incluir un plan noche a noche. La solución de problemas de sueño de baja calidad cambia las reglas del juego. Con el plan correcto y el apoyo adecuado, es posible que su bebé y usted duerman bien.

Amanda Ibáñez BSN, RN

Amanda Ibáñez BSN, RN

Amanda Ibáñez es la dueña de El entrenador de mamá. Ella es una enfermera titulada con más de 10 años de experiencia. Es una madre que facilita la maternidad a otras personas al ofrecer apoyo y educación basada en evidencia sobre el sueño, el embarazo y la alimentación.

Laura Bates

Laura Bates

Laura Bates, entrenadora certificada en ciencias del sueño y cofundadora de Comfybeddy.com.ua.

Ayude a su pequeño a desarrollar un horario de sueño

El principal truco de resolución de problemas que quizás desee probar es repensar sus expectativas. Muchos padres primerizos no saben realmente cómo funciona el reloj interno de su bebé y esperan un horario de sueño poco realista. En realidad, los recién nacidos y los bebés pequeños no tienen ritmos circadianos específicos, y los nuevos padres deben comprenderlo.

El siguiente paso sería ayudar a su pequeño a desarrollar un horario de sueño. Sí, durante los primeros meses, el sueño de su hijo dependerá de sus patrones de alimentación. Aún así, tiene muchas posibilidades de establecer una rutina relativamente constante y ayudar a su bebé a cumplir con un horario determinado. Asegúrese de que su pequeño reciba mucha luz del día, especialmente por las mañanas y las tardes. Intente usar filtros (o bombillas especiales) que eliminen la luz azul emitida por fuentes artificiales (y pantallas en su hogar, para el caso).

También es bueno establecer una rutina que su bebé asocie con el sueño. Por ejemplo, puedes ponértelos en pijama y cantar una canción de cuna todas las noches (o elegir cualquier otra actividad relajante). Más tarde, este pequeño ritual ayudará a su bebé a prepararse para dormir y, con suerte, a dormirse más fácilmente (ya que su cerebro establecerá una conexión entre la rutina nocturna y el sueño).

Este es un artículo de crowdsourcing. Los contribuyentes no están necesariamente afiliados a este sitio web y sus declaraciones no reflejan necesariamente la opinión de este sitio web, otras personas, empresas u otros contribuyentes.