0 Artículos

By Jessie Kasiguran, Consultor del sueño con pequeñas transiciones 

¿Su niño pequeño está luchando con el sueño de nuevas formas durante estos últimos meses? ¿Tiene más dificultades para conciliar el sueño, aumento de los despertares nocturnos o no toma la siesta? Con todos los cambios en los horarios, las salidas, las personas y el medio ambiente en estos tiempos, no es de extrañar que la pequeña persona en su vida pueda estar enfrentando interrupciones en sus patrones típicos de sueño. La buena noticia es que no está solo, y estamos ayudando a todos los cuidadores que enfrentan las mismas luchas.  

Mi hijo de seis años se quejó conmigo el otro día: "¡Este virus ha durado como la mitad de mi vida!" Y aunque no se ha visto tan afectado como muchos en todo el mundo, incluso él estaba sintiendo la tensión de la vida como resultado del virus. Estoy seguro de que muchos de nosotros podemos relacionarnos, incluidos los niños en nuestras vidas.  

A medida que envejecemos, el sueño es un reflejo de lo que está sucediendo en nuestro paisaje externo e interno. Lo que sucede dentro y alrededor de nuestro cuerpo, mente y entorno afecta tanto la calidad como la cantidad de nuestro sueño profundo. Dormimos lo mejor que podemos cuando nos sentimos en paz, comprometidos, tranquilos, consistentes y felices. Por el contrario, también es menos probable que nos quedemos dormidos cuando nos enfrentamos a nuevos factores estresantes, problemas no resueltos, cambios en el hábito o el ritmo y cuando nos encontramos en un estado de interrupción o tensión. Nuestros niños pequeños no son diferentes a nosotros de esta manera, por lo que los cambios recientes en su vida pueden estar afectando su sueño. 

Debido a esto, veamos 3 áreas de la vida de su niño pequeño en las que algunos cambios simples podrían marcar la diferencia para que ambos obtengan el sueño profundo que tanto necesitan.  

  1. AL AIRE LIBRE

Muchos de nuestros horarios han cambiado en los últimos meses, creando más tiempo en casa, menos recados, menos actividades sociales y una disminución en las horas de guardería y escuela. Muchos de nosotros somos naturalmente más confinados en casa. En medio de este cambio, asegurarse de que su pequeño todavía tenga tiempo al aire libre le servirá bien mientras duerme. ¿Porqué es eso? Cuando estamos expuestos a la luz brillante del sol y el cielo, nuestro cerebro se estimula hormonalmente hacia el estado de alerta. A medida que se pone el sol y la luz disminuye, las hormonas estimulantes disminuyen naturalmente y nuestro cuerpo libera hormonas calmantes, como la melatonina, para indicarle a nuestro cuerpo que debe dormir. Es este cambio natural en la producción de hormonas, entre la luz del día y la noche, lo que ayuda a nuestros cuerpos a dormir mejor mientras nos relacionamos con nuestro ritmo circadiano natural. Sin esto, es posible que vea que su hijo muestra un aumento de la hiperactividad, que tiene más dificultades para conciliar el sueño e incluso un mayor cansancio durante las horas del día.  

Cuente esos momentos de tiempo al aire libre siempre que pueda, incluso por solo unos minutos. Salga a buscar un pájaro, camine hasta la esquina y regrese, saque la tiza de la acera o recoja algunas de sus hojas de otoño favoritas. Sea lo que sea, tanto usted como su hijo se beneficiarán de esos momentos en la naturaleza, incluso hasta bien entrada la noche.  

  1. PANTALLAS

Para muchas familias durante este tiempo, una pandemia significa un aumento en el tiempo de pantalla a medida que aprendemos a hacer malabares con los requisitos del trabajo desde casa y la educación virtual. Muchos de nosotros estamos haciendo lo que podemos, cómo podemos, y el tiempo frente a la pantalla puede ser un recurso útil durante este tiempo. Dicho esto, proporcionar estructura alrededor del tiempo frente a la pantalla es útil para ayudar a que su hijo duerma mejor. Debido a cómo nuestros cerebros se estimulan naturalmente con la luz del día, lo mismo ocurre cuando miramos una pantalla y nos exponemos a la luz azul. Esta luz azul aumenta nuestro estado de alerta mientras disminuye la producción de melatonina, interrumpiendo el ritmo circadiano natural de nuestro cuerpo. Si ve que su niño tiene más dificultades para conciliar el sueño, experimenta un aumento en los despertares nocturnos y más somnoliento al despertar, observe el tiempo de pantalla al que está expuesto en la última parte del día. Trate de evitar las pantallas una o dos horas antes de acostarse, asegurándose de que su cuerpo pueda calmarse naturalmente y moverse hacia un estado de descanso.  

  1. CONTACTO FÍSICO Y AFECTO

Con toda esta información sobre el efecto de la luz en nuestras hormonas del sueño, pasemos al tema de cómo el afecto físico también puede afectar nuestras hormonas promotoras del sueño. Las personas en todas partes, incluidos nuestros niños pequeños, pueden estar experimentando un mayor estrés debido a los cambios en nuestra rutina y entorno. Las hormonas que inducen el estrés pueden inhibir el sueño de nuestros hijos, lo que hace casi imposible convencerlos de que se duerman en el momento adecuado, anima dormir toda la nocheo pídales que duerman hasta el momento apropiado para su edad. Afortunadamente, hay algo que podemos hacer como cuidadores que puede ayudar a brindar un alivio directo a nuestros hijos: mostrarles afecto físico. ¿Sabías que las investigaciones muestran que el contacto físico regular que se les da a nuestros niños puede disminuir sus hormonas del estrés y aumentar sus hormonas calmantes? La oxitocina, la “hormona del abrazo”, se libera cuando damos y recibimos afecto, lo que naturalmente promueve el sueño. La oxitocina también disminuye nuestra producción de hormonas del estrés, que pueden inhibir nuestro sueño. Con solo llenar el tanque de amor de su hijo con mimos y amor, puede mejorar sus posibilidades de dormir bien por la noche y alentar su cuerpo hacia el descanso, la relajación y la calma. 

¿Cómo puede demostrarle un afecto físico adicional a su niño pequeño hoy? Tal vez piense en algunos juegos divertidos con los dedos, configure "alarmas de abrazo" en su teléfono como recordatorio, déles un paseo en caballito o un pequeño masaje en la espalda, o juegue algunos juegos de aplausos. Sin embargo, lo logra, disfruta del afecto físico con su hijo y las formas en las que puede beneficiar directamente su sueño nocturno.  

Espero que, como resultado de este artículo, se sienta capacitado para salir y amar bien a su pequeño, haciendo lo que pueda para mejorar su sueño incluso en momentos tan difíciles. ¡Ve a tomar el sol y da algunos abrazos! Siempre estamos aquí para ayudarlo a usted y a sus hijos a que duerman lo mejor posible. 

Recursos Relacionados: 

https://www.gottman.com/blog/how-a-parents-affection-shapes-a-childs-happiness-for-life/

https://www.sleepfoundation.org/children-and-sleep/how-blue-light-affects-kids-sleep

https://www.livescience.com/35219-11-effects-of-oxytocin.html#:~:text=Oxytocin%20induces%20sleep&text=Oxytocin%20released%20in%20the%20brain,known%20as%20the%20stress%20hormone

Jessie Kasiguran es una Consultor del sueño en el equipo en Pequeñas Transiciones. Su experiencia como trabajadora social clínica y entrenadora del sueño les brinda a los padres una solución a sus problemas de sueño, respaldada por la ciencia y equilibrada con su amor y apoyo. 

La misión de Jessie es enseñar higiene del sueño saludable y educación para padres a los padres y sus bebés, niños pequeños y adultos jóvenes que luchan por dormir toda la noche, tomar siestas en un horario constante y equilibrar la hora de acostarse con el disfrute y el estrés. 

Courtney reside en las afueras de Filadelfia, PA. Ella siempre se ha sentido apasionada por hacer del sueño y la vida saludable una prioridad en la vida de su familia y Tiny Transitions espera trabajar contigo. Configurar un Evaluación preliminar del sueño gratuita con Jessie hoy.