0 Artículos

Esas primeras veces fuera de casa en un campamento para pasar la noche o dormir pueden ser algunos de los momentos más divertidos de la vida de un niño. Los s'mores, los nuevos amigos, las canciones de campamento, las manualidades y las actividades deportivas son solo algunas de las muchas cosas que hacen que el campamento sea una experiencia tan memorable. Desafortunadamente, una cosa que puede amargar la experiencia es cuando un niño tiene problemas para ir y permanecer dormido, y esos problemas pueden agravarse cuando el niño está fuera de casa. Entonces, ¿cómo puede ayudar a su hijo a que tenga éxito jugando (y durmiendo) en el campamento? Estos son nuestros cinco consejos para un fantástico viaje nocturno:

1. Visite el campamento (y los consejeros) antes de tiempo

Vale la pena el viaje si puede pasar por el campamento con anticipación. Su hijo no solo obtendrá una mirada “privilegiada” antes de que comience el campamento, sino que también le dará la oportunidad de hablar con el director del campamento y los consejeros. Obtener una sensación de la tierra antes del campamento puede ayudar a aumentar la confianza de su hijo en que el campamento será una gran experiencia, lo que puede ayudar a aliviar la ansiedad que parece surgir a la hora de acostarse. También le da a su hijo la oportunidad de navegar por un camino hacia el baño y evaluar el nivel de comodidad de las camas.

Visitar con anticipación también le da la oportunidad de hablar con los consejeros sobre cualquier inquietud que tenga sobre el sueño de su hijo. Ya sea que se trate de apnea del sueño, enuresis nocturna, pesadillas frecuentes o dificultad para conciliar el sueño, los consejeros del campamento deberían poder explicar las formas en que ayudan a los campistas a conciliar el sueño. Incluso podrían tener algunos consejos para su hijo mientras se prepara para el campamento.

2. Tenga un plan en caso de enuresis

Mojar la cama es una causa importante de preocupación y ansiedad para la mayoría de los niños que van a campamentos donde dormir. Incluso los niños que han aprendido a ir al baño durante años pueden tener regresiones antes o durante el campamento que podrían hacer que el campamento sea una experiencia desagradable. En cualquier caso, esté preparado para los episodios de enuresis y tenga un plan para mantener la vergüenza al mínimo.

Algunas cosas que podría hacer incluyen:

  • Empacar pijamas, ropa interior y toallitas húmedas adicionales en bolsas Ziplock individuales de un galón
  • Llegar temprano al campamento y practicar cómo hacer el viaje de la litera al baño a la luz del día
  • Empaque ropa interior para mojar la cama por si acaso
  • Practica cambiarte discretamente en la oscuridad en el baño o en un saco de dormir
  • Incluye un forro impermeable para dormir, sábana / edredón adicional, almohadillas absorbentes para dormir
  • Hable con los consejeros con anticipación para organizar una litera cerca del baño o un despertador a medianoche.

3. ¡Práctica!

Dicen que la práctica hace al maestro, y aunque no podrá replicar la auténtica experiencia del campamento desde su hogar, todavía hay algunas formas de practicar dormir antes del campamento. Si puede salir en familia y montar una carpa en el desierto, esa siempre es una gran opción. Tener una fiesta de pijamas en la casa de un familiar o amigo también puede ser un sustituto decente para el aire libre. Demonios, incluso simplemente desenrollar la parte de atrás para dormir en su sala de estar o en el patio trasero puede ayudar a calmar algunos de los nervios antes del campamento. El truco será mantener la mayor cantidad posible de cosas para dormir en el campamento, así que use linternas, sacos de dormir y practique la rutina de la hora de acostarse varias veces.

4. Compre equipo juntos

Un pequeño viaje de compras antes de acampar puede hacer milagros para ayudar a su hijo a sentirse preparado para dormir fuera de casa. Asegúrese de consultar la lista de empaque para saber lo que su hijo puede y no puede traer, y planifique sus compras en consecuencia. Una de las mayores quejas sobre los campamentos para dormir es lo incómodas que son las camas, por lo que si puede visitar el campamento de antemano y descubre que ese es el caso, asegúrese de empacar un cubrecolchón. Incluso si no puede visitar el campamento con anticipación, probablemente debería tirar una almohadilla de colchón de cartón de huevos o un cubrecolchón inflable por si acaso.

También debe enviar un animal de peluche nuevo, especial para el campamento o un paquete viejo confiable (pero asegúrese de etiquetarlo realmente bien). Enviar un diario especial para que su hijo escriba sus sentimientos también puede ayudar a calmar los nervios o los sentimientos de nostalgia que afloran antes de acostarse. Como práctica adicional para aprovechar al máximo cada situación, podría enseñarle a su hijo a anotar tres cosas que le encantó del día y tres cosas por las que está emocionado mañana. Comience a hacer ese ejercicio con unas semanas de anticipación, para que su hijo pueda recordar sus recuerdos favoritos de su hogar si comienza a sentir nostalgia. Incluso podría incluir una foto familiar y una nota suya animando a su hijo a ser valiente y recordándole que se divierta mucho.

Por supuesto, algunos factores ambientales pueden impedir que su hijo duerma, lo que podría requerir algún equipo. Después de todo, ¿cuándo fue la última vez que durmió bien en una cama nueva, rodeado de gente nueva? Si su hijo necesita un mínimo de ruido o luz, asegúrese de llevar tapones para los oídos o una máscara para dormir. Si esas cosas no están permitidas, configure una máquina de ruido con sonidos de la naturaleza con algunas semanas de anticipación para que su hijo pueda practicar dormir con diferentes sonidos.

5. Trabajar por la Independencia ANTES

Probablemente la mejor manera de preparar a su hijo para que tenga éxito en el campamento de dormir es entrene a su hijo para que duerma solo antes van al campamento. Eso significa que debe establecer una rutina exitosa para la hora de acostarse y enseñarle a su hijo técnicas para calmarse a sí mismo para que pueda calmarse si se siente ansioso por la noche. Si su hijo no duerme bien durante la noche la mayoría de las noches, probablemente no sea una buena idea enviarlo al campamento todavía. En su lugar, esfuércese por consolidar la rutina de la hora de dormir en casa y, cuando su hijo duerma constantemente toda la noche, intente inscribirse en el campamento nuevamente.

Si está luchando para que su hijo se duerma solo, no dude en ponerse en contacto con uno de nuestros asesores pediátricos del sueño para obtener consejos sobre técnicas probadas y verdaderas para que su hijo se duerma.